La Fe, con “E” de Dinero

Quiero comenzar con unas preguntas: ¿Sabes cuál fue la primera empresa y su empresario?, ¿El primer changarro internacional que cruzo mares, desiertos, la empresa más grande y exitosa?; respuestas sencillas solo nos remontaremos a la antigüedad ahí, donde la religión y la fé se encuentran en su estado original y primitivo, adoración a múltiples dioses y veneración a todos los fenómenos naturales, sus templos las cuevas, las piedras, sobran ejemplos, Babilonia, Dido, Stonehenge; con el tiempo más adelante al crearse las primeras ciudades, se desborda el fanatismo con la fé, y la arquitectura sacra es destinada a los templos, todo el conocimiento universal esta reflejado en la arquitectura religiosa, a la adoración de dios o de los dioses, da igual, era una necesidad humana crear el Maniqueísmo el bien y el mal, justificar la maldad dentro del hombre y la buenaventura,  fue hecha como una forma de control y cobardemente encubrir al hombre de sus propios actos, ya sabemos que se es malo por decisión propia, por libre albedrio dirían otros, o por persuasión de Lucifer, luego llegaron los profetas, los visionarios como San Juan Bautista, degollado, Jesús de Nazaret, crucificado,  al acabar con su joven vida en la cruz se acabó con la amenaza, amenaza que implicaba adorar a un nuevo y único dios, que prometía la bienaventuranza a los buenos y el castigo a los malos, aunque la religión del Pescador de hombres, después se impondría de la peor manera sobre el mundo:  ¡sin piedad! y con fe, dijo: la Santa Inquisición.

Ya después, mucho tiempo después…  decidieron martirizar a su dios, y con ello hacerlo dueño del negocio, decidieron que dios y la fe eran el slogan de esta nueva empresa que se volvería mundial, necesitaba ser humano, carismático, le crearon un perfil mercadotécnico, diseñaron su funcionamiento y organigrama con una sola visión y plan de desarrollo: a partir de cero y en adelante…  acumular riqueza, territorio y poder,  fue el Emperador Constantino quien emprendió esta gran empresa, adoptándola y moldeándola primeramente para el vasto Imperio Romano en 380 d.c. dicen aproximadamente, para esa fecha, los apósteles, discípulos, compañeros y seguidores de Jesús  junto con Pedro, habían abandonado el mundo siglos atrás, solo quedaban sus enseñanzas orales y escritas por los que dijeron que lo escucharon, lo que fue en un principio la verdadera fe y única palabra fue cambiando, algunas veces le agregaban, otras le quitaban y así a modo de teléfono descompuesto todo se distorsiono, lo original se transformo, el Imperio Romano decidió que la adoración a Christus – Jhesu fuera la religión oficial, una nueva forma de dominar al mundo conocido como era su costumbre, religiosamente, después devastado el Imperio Romano, con las nuevas formas de mandar y gobernar; junto con la Monarquía nacieron dos poderes infinitos: uno que da cualidades divinas para gobernar sobre los otros,  y el otro  hacerlo y justificarlo por orden de dios.

Esta exitosa empresa de fé durante siglos, se ha mantenido a flote en el mercado empresarial sobreviviendo a las guerras, cambios de poder, pandemias, a las innovaciones tecnológicas y digitales y a los viajes espaciales, no han hecho otra cosa más que solo que crecer sus intereses y fortuna, con su propio banco, el  más grande que ha existido y el primero totalmente exitoso,  aumentando su capital financiando: masacres, guerras, cruzadas, expediciones, invirtiendo en otras empresas, todo con oro templario, oro de la monarquía, oro de los pobres,  oro del fanatismo, oro de los miserables,  oro de América, robando y conquistando, con un mínimo de inversión, misioneros, mandas, limosnas, penitencias, promesas, con sus peones sumisos de ajedrez de la empresa, ¿acaso sabías que los sacerdotes reciben su salario vía nómina?

Esta empresa ha destruido las culturas antiguas, ha combatido a hombres y mujeres progresistas durante siglos, con miedo a que descubran su gran mentira de fe, han torturado del modo más sádico a hombres de todas las edades justificándolos con la lucha contra la herejía, se parecen a ciertos americanos que usan  la palabra terrorista, para masacrar e intervenir otros territorios,  son ellos, los que se benefician de las guerras y siempre juran en nombre de dios,  y solo ellos son los que roban las riquezas de otros países, otras empresas también han crecido derivadas del cristianismo, de dios y nuevas versiones  adoptadas, no cabe duda la religión es un gran negocio ideológico de fe, primero padre o madre o lo que seas, te moldeo, tu moldearas a tus hijos consanguíneos u adoptados y a  tus allegados, perpetuando las cadenas fanáticas por siempre. 

Pero nada de esto es gratis necesito que me des dinero, dios siempre necesita más, nunca es suficiente ya lo dijeron los magicari, paga y tu conexión con dios es garantizada astralmente.

Se preguntan: ¿porque el mundo está jodido?, les diré sencillamente necesita haber, hambre, miseria, violencia, para que la fe y la esperanza sean artículos de oferta y demanda, con una simple fórmula, ¡estas jodido! pues a rezarle a dios cabrones y cabronas, el los sacara adelante.

Dios siendo el primer empresario el director ejecutivo, los serafines, querubines y tronos son la asamblea de accionistas, las dominaciones, virtudes y potestades son los ejecutivos,  los principados, los ángeles custodios y arcángeles el departamento contable y auditoría, los ángeles normales y querubines son sus empleados, que sucede después de trabajar por siempre, eternamente para alguien, pues te vuelves diestro, te vuelves competente, la cultura del conocimiento de “lo que es bueno” es tuya y entonces te preguntas, ¿es necesario trabajar arduamente para mi empleador?, ¿acaso sus necesidades son las mismas que las mías?, obviamente que no, en esta jerarquía siempre eternamente estarás jodidamente debajo de alguien, sin salario, sin horario, sin prestaciones laborales, sin sexo, sin nada…. solo existir en el logos, en el limbo, gracias a ….dios…esclavo.

Aquí es cuando aparece  Lucifer, el gran oponente, la competencia, aprendió de su empleador, para descubrir y fundar su propia empresa, con la visión de libertad, soñar, luchar y trabajar duro para salir del yugo en que se encontraba, ¡no quiero ser toda la vida esclavo!, ¡no quiero servir eternamente a los intereses de arriba!, me volveré emprendedor…  y cuentan y dicen que estalló la huelga en el cielo, la empresa celestial los castigó quitándoles su trabajo,  enviándolos exiliados a la tierra, y además discriminándolos como ángeles caídos, es decir cesados, despedidos y etiquetados. Me pregunto, ¿si realmente no les estaban haciendo un favor?.

Aquí en la tierra, bien lo dice la Biblia “todos son corderos,  y la gente con pensamientos  nuevos e innovadores “son lobos”. ¡Cuiden a sus rebaños de borregos! esto solo lo digo mirando el bien y el mal desde el punto de vista de la lucha laboral; si los ángeles trabajan para dios,  con que les paga, si son plegarias de agradecimiento están penosamente miserables, quién se acuerda de agradecer las bendiciones, casi nadie.  No se les paga, son esclavos sin voluntad, infinitamente, eternamente, indefinidamente, peor aún, al fin de los tiempos, en el Apocalipsis, los espera la jornada extra ejecutar las sentencias del Juicio Final. ¿Cómo pueden distinguir cualquiera de ellos lo correcto, si no conocen ni tienen la libertad?, simplemente  trabajan  gratis, comprometidos con la misión, eso está infinitamente ….   cabrón.

Encontramos aquí  de todo lo escrito anteriormente, que la rebeldía al final te lleva a mejorar, ver más allá, caminar más, desear… más, les pregunto; ¿creen que también nosotros estemos en las mismas condiciones? el miedo, lo místico, lo religioso, lo político,  es bueno conformarnos con lo que nos dan o debemos abrir nuestra propia empresa para superarnos como ser mejores o peores personas, levantar revoluciones como Lucifer, o ser ángeles custodios para tener tiempo de estar con la familia, el beneficio del trabajo para disfrutar los encantos del mundo. 

Lucifer es el empresario malo, el dueño original de la totalidad de los vicios, y para la empresa de dios y la fe es peligroso, es tóxico y tristemente con mejor mercadotecnia que el mismo cielo, su artículo promocional no cambia de tiempo es…. El dinero. 

El bien y el mal son cosas morales, subjetivas e individuales; ¡no hay nada que pueda justificar la propia maldad de nuestros líderes y del mismo hombre!

Lucifer y su empresa no son culpables de todo, toquemos nuestro propio ritmo, armonicemos nuestra propia vida, escribamos la música de nuestra propia alma, SEAMOS NUESTRO PROPIO FLAUTISTA DE HAMELIN, PARA QUE HUYAN NUESTROS PROPIOS PECADOS.

Rodolfo Vázquez

rodolfobali_@hotmail.com

México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: