San

Lleva los ojos descalzos. 

La voluntad de comprender cuando camina.

Lleva los ojos descalzos y la vida le va lenta, locamente. 

La piedra gris y pulida refleja un sol marginado. 

Los metales van rodando, parecen estar calzados de esa ausencia de calzada de las carreteras. 

El físico tan grande…torso desnudo; la pureza pálida de acercarse, lapicera en mano, sin consistencia, augurio de su propio tiempo, a escribir, como quien reza, a escribir, como quien muere, sobre la línea blanca del asfalto, sin haber pretendido jamás ser poeta. 

Sólo para decirles a las cosas lo verdadero del arte, la vida que cosecha, que hasta de lo negro cosecha. 

-Acercarte, viejo. Pero no demasiado. 

Que hay demasiado espinar. 

Una lapicera roja se desliza por línea blanca hasta otra infinitud algo más vieja y nueva que otra. 

Eso es normal, habitual, habitable. 

-Pedí por no morir, viejo. Pero no demasiado. 

Que hay demasiado espinar. 

Otra vez talento es la principal mentira. 

Ramiro Guzmán

eoesesproducciones@gmail.com

Uruguay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: