Como la Casa ha Estado Llena de Soledad

Con 24 años me siento un tipo normal, la percepción de mi entorno es incierto y el contexto de esta ciudad hace que los días sean fáciles poco a poco,.. los demás me dicen que me veo triste, que medito mucho, que me hace falta expresar mis sentimientos…

He vuelto de la calle, el gato en la entrada se molesta y maúlla con mi saludo, interrumpe mis cavilaciones… -¡ya llegue madre! -¿qué hay de cenar? -con el habitual tono al hablar.

He optado por caminar, hacia el trabajo -la distancia es larga, -pronuncio cada que inicio el trayecto. 

La rutina abarca el habitual bullicio de la calle, las pláticas breves entre amigos en redes sociales, la cafetería de los padres de mi novia es la parada obligatoria en la mañana y al anochecer, porque es el único lugar donde encuentro buen café. 

En los últimos meses han sido frecuentes las visitas a casa por parte de mi padre y demás familia; soy un mal anfitrión, no formo equipo en los juegos de mesa, en las pláticas me limito al “si” y al “no” y cuando hace falta pregunto: -¿qué haría usted en mi lugar?

Otro día más en casa que no importa porque me da igual, todas las noches en casa son iguales con mis habituales visitantes, y transcurren entre bullicio, juegos, risas, pláticas de diversos temas y mi vocabulario es: -“si”, -“no”, -¿qué haría usted en mi lugar? -en consecuencia recibo discursos por respuesta. ¡Como extraño la soledad, ahora que la casa ha estado llena!

Me he convertido en una persona con aparente depresión que da consejos de felicidad, como si la recuperación de los demás dependiera de quien recupera el buen estado de ánimo en soledad.

Un día más -¡Buenos días madre! -¡voy al trabajo, quieres que te traiga algo de la calle!

Mi novia se esmera cada fin de semana en no llorar, en hacerme reír, en cocinar, cantar y bailar… ¡la amo! Definitivamente la amo… 

-¡Madre! ¡madre! ¡madre! Traje las flores para tu jardín… y esta vez traje rosas de colores para ti.

-Traje rosas para ti…

-Traje flores para ti…

-Te extraño madre… no puedo seguir así, me haces tanta falta… -traje las flores que te gustan… 

-no he dejado de nombrarte en las mañanas antes de salir y al regresar por las noches… 

mis lágrimas ante el dolor de tu partida… -¡madre! -¿qué será de mi vida sin ti? 

(aprendí a odiar a la muerte).

Guille Cifuentes

fertxocifuentes@hotmail.com

Guatemala

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: