Entre Rascacielos

Esta mañana cuando la alarma sonó a las ocho, Marlon ya había despertado hacía veinte minutos atrás, estaba enérgico y con una sensación de gratitud; el dolor de cabeza que siempre lo acompañaba de manera rutinaria había desaparecido por completo, otra cosa buena de las tantas que empezaron a pasarle desde que llegó a vivir... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑