Las Ansias de Morir

Recuerdo que era un sábado otoñal del año 2004, volví del trabajo pasado el mediodía, abrí la puerta, y el sabor a bizcochuelo horneado me envolvió en un estado de placer absoluto. Los vi y parecían dos tortolitos en etapa de jubilarse, representando una vida hecha, percibí una paz extraña en el interior de nuestra... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑